miércoles, 20 de noviembre de 2013

Sin rumbo ni futuro

Llevo tanto sin mirar hacia delante, que perdí el camino no sé dónde, y ahora, en medio del bosque, está empezando a refrescar. Creo que hubo un tiempo en que supe encender fuego, tener algo que me mantuviera caliente, pero esta noche, toca pasar frío, quién sabe si tal vez, llegue la muerte. Pero dudo que nadie llore si me voy, pues me fui hace tiempo, aunque ya nadie lo viera. Dejé, ausente un cuerpo, sin una llave que lo abriera. La puerta cerrada del despacho, del corazón, las ventanas abiertas. De la vida, me cerraron el paso, y dejaron escapar la madrugada. Ahora el Sol, ya no sale por el Este. Perdí el Norte con tus zapatos verdes, y pensé, que tal vez la noche, haría cambiar este horizonte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada